auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

La Ponderosa

CEPR- Cuando estés por el área oeste, tienes que visitar las Ruinas de Aguadilla, también conocidas como el El faro de Punta Borinquen. Estas ruinas eran originalmente un Faro español que se construyó en 1889 ordenado por la Corona española. Fue diseñado por Enrique Gadea y construido por Pedro Tolosa en piedra, ladrillo y pintado en rojo con detalles en blanco. El techo era plano sobre vigas de ausubo, con alfajías recubiertas de ladrillos, piso de losas de mármol, puertas y ventanas de caoba. En el centro había una escalera circular de hierro que conducía a la torre, con una elevación de 65 pies sobre el nivel del mar. La luz de la linterna rotatoria alcanzaba una distancia de 12 millas naúticas iluminando la costa noroeste de Puerto Rico y el Canal de la Mona. Contaba con dos empleados, dos torreros que habitaban dos apartamentos idénticos que constaban en el edificio con una sola entrada orientada hacia el sureste.
La insatisfacción con su visibilidad desde el noreste hizo que en el 1911 se solicitaran fondos ​para destruirlo y construir un faro nuevo. En 1918, antes de que comenzara la construcción de su sustituto, un terremoto afectó la región noroeste de la Isla, el cual generó un tsunami que destruyó muchos edificios y casas de la costa oeste de la isla. Entre ellos tambien fue destruido el Faro de Punta Higüera en Rincón. El faro sufrió severos daños y este fue clausurado y abandonado, sufriendo los estragos del clima y el vandalismo.
Actualmente lo que queda del faro es la fachada y una pared lateral que permanecen en el sitio en que originalmente fue edificado. Este es frecuentado constantemente por visitantes amantes de la fotografía, la historia y el turismo. Además, se ha utilizado para la producción de muchos vídeos músicales y anuncios de televisión. Te invito a visitarlo y observar desde allí la preciosa vista hacia el Mar Caribe y el Océano Atlántico. Y quedarte a contemplar el maravilloso atardecer que nos regala el lugar.
Foto: Darthwil

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Cidra

EDPR- Fundado en el año 1809, Cidra es conocido como el ‘Pueblo de

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 29 de octubre de 2020

Mona

José A. Mari Mut- El faro de Mona entró en servicio el 30

Publicacion Completa
Dr. José A. Mari Mutt 29 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía