Leyenda de la Virgen del Cerro
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

La Virgen del Cerro

Pablo Marcano -Dicen que quien más sabía sobre a leyenda de la vírgen del cerro de Gurabo era Leoncio. Leoncio, ‘Leoncito’, era un billetero, quien para completar su jornada de trabajo pregonaba por todo el pueblo, con una caja pesada sobre su cabeza, ‘Fuerza, fuerza. Mondongo, mondongo…’. El era quien decía que el primero que la vio -a la virgen- fue Fruto Ayala durante una noche lluviosa.

‘Leoncito’ aseguraba que la lluvia tenía que ver con el deseo de la virgen de volver al mar, del cual una vez había llegado. También contaba que las apariciones de la virgen en Luna llena estaban relacionadas al esparcimiento espiritual que se les permitía a los negros esclavos para tocar tambores, rendir culto a sus ancestros y deidades.

En esas noches iluminadas, los cánticos llegaban hasta el cerro de Gurabo…

Pero entonces, Leoncio Abadía, tan fatigado y oprimido como vivió, murió aplastado por el camión debajo del cual dormía o debajo del cual pretendía olvidar o aliviar su eterno cansancio.

Y cuenta la leyenda que, en noche de luna plena, esta virgen de mantos azules y turquesas, de rostro oscuro y lozano, protectora por tantos años de los habitantes del Cerro, solía aparecerse. Hay hoy día quienes aseguran haber visto nuevamente a la virgen, lo mismo de día que de noche, llueva o no llueva.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.