Las garitas de San Juan
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Las garitas de San Juan

Las garitas son uno de los símbolos más reconocibles de Puerto Rico y su capital. En Europa y a través de América hay muchas fortificaciones y garitas de diversos estilos.

Símbolo de Puerto Rico

Puerto Rico tiene varios símbolos que inmediatamente traen a nuestra mente la imagen de esta bella isla: el coquí, la cotorra, la flor de maga, las playas con su fondo de palmas, el Morro, y las garitas. Evidencia de lo anterior es la inclusión de garitas en símbolos tan diversos como el logotipo de la Compañía de Turismo, un sello postal y una moneda de veinticinco centavos. Las garitas han sido también fuente de inspiración para artistas que las han plasmado en pinturas y en artesanías que incluyen grabados en madera y cristal, tallas, placas, piezas de cerámica, mosaicos y vitrales. Las tiendas de San Juan contienen abundantes muestras del arte inspirado por este símbolo nacional. Y por supuesto, las garitas han estado en la mira de fotógrafos aficionados y profesionales durante más de un siglo. Una visita a San Juan no estaría completa sin una foto frente, al lado, o aun mejor, dentro de una garita.

Diversidad de garitas

Aunque todas las garitas comparten ciertos rasgos; por ejemplo, siempre son más altas que anchas (como sus ventanillas), en Europa y América existe tal diversidad que se dice que no hay dos fuertes o sistemas defensivos con garitas idénticas. Además de redondas o cuadradas, como las tenemos aquí, hay garitas redondas interrumpidas por columnas o pilastras, pentagonales y hexagonales. También varía la cúpula y la base. Una búsqueda en Google por palabras clave tales como “garitas baluartes” o “garitas fuertes” proveerá muchos ejemplos adicionales.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.