Leonardo Antonio Ponce de León García

auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Leonardo Antonio Ponce de León García

AÑASCO 1851-c. 1920 PONCE. Nació en el barrio Hatillo el 27 de septiembre. Hi- jo de Zoilo y María Clemencia. Periodista, autor teatral, poeta, cuentista, y novelista.  Al cursar estu- dios en Añasco y en Mayagüez se traslada a Ponce donde se abrirá paso en periodismo y literatura.

A mediados de 1892 inicia el semanario satírico  El Carnaval, y lo suspende debido a trastornos económicos. Figura en Ponce en el trisemanario político, de literatura, ciencia y arte La Pequeña Antilla. Para fines de 1898 y a hasta el siguiente año contri- buye a redactar el diario humorístico El Loro, y luego da vida, desde principios de 1900, al semanario político e independiente El Cañón. Dos años después pasa al órgano político, El Republicano Puro.

Leonardo tiene su lugar en la lista de periodistas festivo-satíricos que da a conocer sus firmas a partir de las dos décadas finales del siglo (XIX). En los artículos bajo el seudónimo de Fray Componte en el libro Ortigas y Malvas (1890), manifiesta intención y perspicacia. Ve el mal, lo saca a la vergüenza pública y fustiga al que él juzga digno de censura.

La novela Nené gira en un fondo realista con in- tenciones morales para probar los efectos fatales que tiene en una niña mimada una educación mal dirigida (3). Esa obra la dedicó al pueblo de Añasco.

OBRAS  DEL  AUTOR

1885   Primera noche de novios – Juguete  cómico
1890   Ortigas  y Malvas – Artículos y cuentos
1908   Nené – Novela
La Venda sobre los Ojos  – Drama inédito
Los Viernes de doña Serafina – Zarzuela

OBSERVACIÓN: La autora citada en su escrito da la fecha de nacimiento en el año de 1865, lo que es incorrecto. No valido la fecha del fallecimiento en 1920, porque no da la evidencia.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

1839 La Primera Casa del Rey

Su Origen: El día rres de abril del año 1839, a efecto de

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 1 de diciembre de 2020

Falsedades sobre La Plaza del Desafío

En el libro Añasco: Notas para su Historia, el Dr. Carlos Arrillaga dice…:

Publicacion Completa
Jaime Carrero Concepción 1 de diciembre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía