Leyenda de La Rogativa

También te puede interesar

Una hermosa escultura engalana un rincón tranquilo del Viejo San Juan. Representa una solemne procesión religiosa, que conmemora uno de los cuentos históricos más entrañables de Puerto Rico.

En 1797, Sir Ralph Abercrombie y el almirante Henry Harvey dirigieron un ataque británico contra Puerto Rico. Muy superados en número, los soldados de San Juan ocuparon sus puestos mientras las tropas de Abercrombie avanzaban desde el este.

El resultado de la batalla parecía sombrío, y los ciudadanos del Viejo San Juan se reunieron para una procesión religiosa, pidiendo al Señor se apiadara de ellos ante tan terrible destino.

La leyenda dice que los hombres de Abercrombie viendo la luz de tantas antorchas en la distancia las confundieron creyéndola una tropa de refuerzos españoles que llegaban para defender la ciudad. Decidiendo que no tenían la fuerza necesaria para vencerlos, los británicos se retiraron.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest
Email
WhatsApp