• Casia amarilla

    Senne Siamea -Fabaceae. Senna- de una palabra árabe para un arbusto espinoso; siamea- de su origen geográfico, siendo Siam un nombre  antiguo para…
  • Asesinos sentenciados a cadena perpetua en Carcel de San Juan

    Esta fotografía se tomó en el patio interior del presidio insular, mejor conocido como La Princesa. El pequeño pasillo al…
  • Y Dios creó a Borikén

    Estando de visita en el pueblo de Cayey decidimos visitar a unos amigos en el Bo. Farallón. Por gran suerte…
Leyenda Las Ánimas en Pena

Las Ánimas en Pena

Para la década de los años cuarenta un misterioso suceso estuvo ocurriendo en el sector donde se juntan las Quebradas Infierno y Grande, sitio conocido como el cruce de Dos Bocas del Municipio de Trujillo Alto. En este lugar no había puente y era muy frecuentado por los vecinos durante el día para hacer el cruce de agua hacia el pueblo y viceversa.
Sin embargo, en la noche casi nadie se atrevía a pasar porque existía el mito que allí había unas ánimas en pena que causaban unos extraños ruidos. De ser necesario el paso por allí los vecinos iban en grupo para protegerse entre ellos. Se escuchaba un rodar de cadenas, quejidos y el sonido como de un bulto dando contra las peñas de la quebrada.
En una noche, se dispuso a pasar por el cruce Don José, vecino y comerciante del barrio. Éste venía con su animal cargado de víveres para el negocio que tenía más arriba en el camino. El sector se encontraba en penumbras y apenas se veía el camino inmediato para poder caminar. Don José cargaba en su cinto un revolver para protegerse.
Tan pronto se acercó al lugar del cruce, comenzaron a escucharse los aterradores ruidos cada vez con más intensidad. Fue entonces cuando se detuvo, sacó su revolver y realizó dos disparos hacia la quebrada. Las balas rebotaron contra las peñas en medio de un chisporroteo de candela. De pronto se oyó una voz suplicante que decía: “No tire compay, soy yo”. El ánima en pena era el chusco del barrio que se dedicaba a jugarle bromas pesadas al vecindario. Desde ese día no se volvieron a sentir más cadenas ni ruidos extraños en el cruce de Dos Bocas.