Logo AEPR
  • The Golden Stars

    Laura E. Castro Cardona- " La década del 60 marca una época de efervescencia musical para el Pepino, en especial…
  • Barranquitas Puerto Rico

    EDPR- Este municipio está situado en la región central de Puerto Rico y abarca 86.7 kilómetros cuadrados (33.5 millas2). Su…
  • Ceiba

    Dr. José A. Mari Mutt– El faro de Ceiba entró en servicio en el año 1908. Fue diseñado siguiendo el…
Los dos monjes

Los dos monjes

Un día dos monjes iban caminando por el campo. Iban camino a otro pueblo para ayudar a traer la cosecha.

Mientras caminaban, espiaron a una mujer que estaba sentada en la orilla del río. Estaba enojada porque no había un puente, y no podía cruzar al otro lado.

El primer monje ofreció amablemente,

—«Si quieres te podemos cargar hasta el otro lado del río»

— «Gracias» contestó ella, aceptando su ayuda. Así que los dos hombres juntaron sus manos, la levantaron entre los dos y la cargaron hasta el otro lado del río. Cuando llegaron al otro lado, la bajaron y ella siguió su camino.

Después de que los monjes caminaron otro tramo, el segundo monje empezó a quejarse.

— «Mira mi ropa,» dijo, «Está toda sucia por haber cruzado a esa mujer por el río. Y mi espalda todavía me duele por haberla cargado. Siento que se me está encalambrando. » El primer monje simplemente sonrió y asintió con su cabeza.

Un poco más adelante, el segundo monje se quejó otra vez,

— «Mi espalda me duele tanto, y todo porque tuvimos que cargar a esa loca mujer para cruzar el río! No puedo seguir adelante por el dolor.» El primer monje miró a su compañero, que ya estaba tirado en el suelo quejándose y le dijo

— «¿Te has preguntado por qué no me estoy quejando? Tu espalda te duele porque todavía estás cargando a la mujer. Pero yo la bajé varios metros atrás.»

Así es como somos muchos de nosotros cuando tratamos con nuestras familias. Somos como el segundo monje que no lo puede dejar ir. Queremos hacerles saber el dolor que todavía sentimos por algo que ellos hicieron en el pasado.

Cada vez que podemos se los tratamos de recordar.

Hay gente que lleva las cargas del pasado por años y sus vidas están cansadas de ese peso. Jesús vino a levantar la carga del pasado y hacer libres de todo peso. No cargues más tu amargura y aligera el peso de tu alma.

Ella con amargura de alma oró a Dios, y lloró abundantemente. 1 Samuel 1:10

Y David se angustió mucho, porque el pueblo hablaba de apedrearlo, pues todo el pueblo estaba en amargura de alma, cada uno por sus hijos y por sus hijas; mas David se fortaleció en su Dios. 1 Samuel 30:6

Leave the first comment

Otras Publicaciones que pueden interesarte...

  • Primitivo Territorio del Pepino

    Este mapa muestra el área que aparenta la jurisdicción del Partido del Pepino, antes de fundarse los pueblos de Lares…
  • Betances y el republicanismo radical

    Mario R. Cancel Sepúlveda- Ramón E. Betances Alacán siempre fue un republicano radical. El norte de su interpretación político filosófica,…
  • Paloma Turca

    Atagionemas squamosa-Blanco de Escopetas- Sospecho que pocos biólogos disfrutan la cacería. Apuntarle a una paloma para verla caer desde lo alto es…
  • Barranquitas

    José A. Mari-   Cuna de próceres. El nombre de este pueblo corresponde al diminutivo de barranca y se cree que…