Losa criolla

Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Uno de los elementos más atractivos de muchas de las casas y edificios construidos en Puerto Rico durante la primera mitad del siglo 20 lo es sin lugar a dudas el colorido piso de losa criolla, conocida también como losa nativa o losa hidráulica. Las primeras muestras se importaron de Barcelona alrededor del 1900 y tuvieron tal aceptación que poco después comenzaron a producirse localmente.

Uno de los primeros talleres se estableció en Santurce. La losa de la fotografía está en la Parroquia Santísimo Rosario, frente a la plaza de Yauco. Estas losas se produjeron manualmente, una a una, y el proceso era de tal de naturaleza que permitía producir la infinidad de estilos y colores que vemos a través de la isla.

A menudo, como en el caso del piso ilustrado, diseños aparentemente complejos se hacen con un solo estilo de losa corientada de forma distinta para producir el mosaico. La losa criolla pasó de moda hacia la década de 1960 con la llegada de las losetas de terrazo, un material más barato que a su vez ha dado paso a la losa italiana.

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    Playero Coleador

    Playero Coleador

    Actitis macularius- El Playero Coleador (Spotted Sandpiper) nos visita de agosto a abril. Es uno de los playeros más comunes durante el invierno. Anida en Norteamérica, desde Alaska hasta el área central de los Estados Unidos.

    Artículo Completo »
    El farol mágico

    El farol mágico

    Benjamín Negrón Rodríguez– Cuentan los vecinos del barrio Maricao de Vega Alta, que hace muchos años aparecía en aquel barrio, en una finca adentrada en

    Artículo Completo »