Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

Javier Santiago- Un 21 de julio de 1942 en Bayamón, Puerto Rico, se hizo la Luz. Con una de las carreras más exitosas que ha conocido la industria artística puertorriqueña, Lucecita Benítez ha sabido evolucionar de «Reina de la Juventud», en la década del 60, hasta convertirse en una de las voces nacionales más importantes de Puerto Rico.
Su carrera se inicia en la década del 60, siendo una de las protagonistas más importantes del movimiento de la nueva ola puertorriqueña. Su debut en las listas de éxitos detuvo el empuje de Los Beatles en Puerto Rico al controlar la intérprete boricua la posición cimera con el tema «Un lugar para los dos» en septiembre de 1964.
Del brazo de Alfred D. Herger, Lucecita se convirtió en ídolo de multitudes. Sus primeros éxitos «Vete con ella», «Dile», «Club del Clan», «Dime dolor», «Un beso picolíssimo» y «Yo te perdono» dominaron ampliamente las ondas radiales a mediados de la década del 60.
En medio de todo su apogeo, el inusitado romance de su compañero de labores, el cantante Chucho Avellanet, con la intérprete juvenil Lissette, creo un mar de reacciones que desembocaron en la rivalidad más candente que ha conocido la cultura popular puertorriqueña entre cantantes femeninas.
Su resonante triunfo con «Génesis» en el Primer Festival de la Canción Latina, en marzo de 1969, le dio pasaporte a la internacionalización. A raíz de ese éxito, Lucecita fue reclutada por la multinacional RCA y sus actuaciones fueron aclamadas en diversos países de América y Europa.
Pero en su momento de mayor apogeo, la artista decidió hacer un alto en su carrera. En medio de la turbulenta década de los 70, Lucecita Benítez decidió incursionar en la temática político-social a través del movimiento de la nueva trova.
A raíz de su proceso de concienciación, sus conciertos «Traigo un pueblo en mi voz» y «En las manos del pueblo» le merecieron elogios de la crítica especializada. El primero la convirtió en la primera cantante de música popular en presentarse en el Coliseo Roberto Clemente en 1974. El segundo fue, un año más tarde, el primer concierto de música popular transmitido íntegramente a través de la radio en la noche de su debut.
Por años Lucecita estuvo alejada del mundo del disco. Pero en 1980 su regreso al estudio de grabación le produjo un éxito resonante con su mosaico de boleros «Romántica Luz». De ahí en adelante la suerte ya estaba echada.
En 1984 fundó su sello Grabaciones Lobo. Y desde entonces ha lanzado al mercado más de una decena de producciones de amplio reconocimiento en los medios. Interpretando diversos géneros musicales, su «Criollo Folklore» fue un éxito dentro del género de tierra adentro. «Nostalgia» la llevó a ganarse a los adeptos de los boleros y temas tropicales de antaño. «Gaviota al aire» le dio amplia difusión en el género de la balada contemporánea. Y «Éxitos callejeros» la llevó a convertirse en toda una sensación en la Argentina, donde ganó un Disco de Oro con su versión del tema «Fruta verde».
En 1994 la artista lanzó al mercado el compacto «Horizontes de soledad», en el cual presentó el tema de su propia inspiración, «Cuando la vida nos marca». Ese mismo año fue una de las estrellas participantes en el concierto masivo «El encuentro» en el cual revivió su etapa nuevaolera con Chucho Avellanet y Lissette.
En el campo de la actuación, Lucecita ha incursionado tanto en televisión como en teatro. En la primera, interpretó el personaje de «La Loba» en la telenovela «Vida» que produjo WAPA Televisión. En teatro fue muy aplaudida su caracterización del personaje «Miss Reinhold» en el musical
«La verdadera historia de Pedro Navaja». Igualmente trabajó en el musical estadounidense «South Pacific».
Durante los últimos años, Lucecita se ha mantenido activa ofreciendo al pueblo sus aplaudidos recitales y compartiendo tarima con figuras del primer orden. Su concierto «Amigos» con Chucho Avellanet, «Una canción por América sin fronteras» con Mercedes Sosa y el «Homenaje a Julia de Burgos y a Luis Palés Matos» con Alberto Carrión, permanecen como algunos de los más aplaudidos en su carrera.
Igualmente son memorables sus actuaciones con Rubén Blades, Justino Díaz, Pablo Elvira, Pablo Milanés y María Martha Serra Lima. Y entre todas queda su aclamada participación, en 1987, en la presentación de Plácido Domingo en Puerto Rico, donde compartió el escenario con Danny Rivera y Nydia Caro en el Centro de Bellas Artes.
Con la llegada del nuevo siglo Lucecita logró uno de sus grandes sueños al protagonizar como estrella principal un musical en el Centro de Bellas Artes de San Juan. “Murderous Instincts”, producido por Manny Fox, le permitió actuar cantando totalmente en inglés con música de Alberto Carrión.

Fundación Nacional para la Cultura Popular

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    Playero Coleador

    Playero Coleador

    Actitis macularius- El Playero Coleador (Spotted Sandpiper) nos visita de agosto a abril. Es uno de los playeros más comunes durante el invierno. Anida en Norteamérica, desde Alaska hasta el área central de los Estados Unidos.

    Artículo Completo »
    El farol mágico

    El farol mágico

    Benjamín Negrón Rodríguez– Cuentan los vecinos del barrio Maricao de Vega Alta, que hace muchos años aparecía en aquel barrio, en una finca adentrada en

    Artículo Completo »