Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

María Juana Beníquez Font

Compositora, maestra de musica y poetisa. Una de los 12 hijos de Juan María Beníquez Mantilla y Eleuteria «Laura» Font Cortes, residentes de la Calle Esperanza. Entre sus hermanos estan el baloncelista pepiniano Jose Julián conocido como Pepe Beníquez. Además era prima hermana de nuestra cantante Sophie Hernández Font.

«Curso sus estudios primarios y secundarios en las escuelas públicas de San Sebastián y prosiguió estudios superiores en la Universidad Interamericana de San Germán. Desde muy tremprana edad se destacó por su inteligencia, sus dotes como poetisa, compositora y talento musical. A los dieciseis años trabajó como maestra en la escuela Sifre, labor que abandonó para devengar mejor sueldo aplicando sus conocimientos de piano. Fue la primera mujer pepiniana en organizar su propia orquesta y en fundar la primera Academia de Música. En la misma mostraba su versatilidad de artista enseñando piano, órgano, acordeón, intrumentos de viento y percusión. Se desempeñó como organista de la iglesia Católica donde también organizó el coro. Fue miembro fundadora de la Sociedad de Autores Compositores y Editores de Música de Puerto Rico. Entre sus composiciones perdura el himno de la escuela superior: Adios escuela.« (Plaza de la Identidad Pepiniana)

Dio clases de música a domicilio a muchas personas en nuestro pueblo. Fue maestra de música en la escuela urbana de Moca durante los 60s. Organizaba parrandas con sus estudiantes por el pueblo de Moca y de San Sebastián.

Información tomada de la Plaza de la Identidad Pepiniana.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.