auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Maunabo

Este municipio está situado en la costa sudeste de Puerto Rico y se extiende a lo largo de 53.58 kilómetros cuadrados (20.69 millas²). Se le conoce también como el “el pueblo jueyero”, “los come jueyes” y “la ciudad tranquila”. Según el censo de 2000, su población general era de 12,471 maunabeños. Nueve barrios comprenden su territorio: Calzada, Emajagua, Lizas, Matuyas Alto, Matuyas Bajo, Palo Seco, Pueblo de Maunabo, Quebrada Arenas y Talante. Su patrón es San Isidro Labrador, cuya fiesta se celebra el 15 de mayo.
Su economía se concentra en el cultivo de frutos menores, la ganadería y la pesca. Otro componente es el industrial con algunas fábricas. En el presente se construye un túnel para el tránsito vehicular que facilitará el acceso a este municipio y sus vecinos.
Geografía
Maunabo está ubicado en “la esquina” sureste de la Isla. Limita al norte y al noroeste con el pueblo de Yabucoa, al suroeste con Patillas y al este-sureste con el mar Caribe. Su territorio consiste de tres regiones: el valle de Maunabo en el área sur-central, sus colinas semiáridas en el sur y su región montañosa en el este. Geográficamente, forma parte de las Colinas Semiáridas del Sur. Por el norte-noreste corre la Sierra o Cuchilla de Pandura, continuación de la Sierra de Cayey. Por el suroeste se divisa la Sierra de Guardarraya. Entre las elevaciones maunabeñas se distinguen el Pico Hutton 1,779 pies (542.23), los cerros La Pandura 1,692 pies (515.72) y Santa Elena 1,722 pies (524.86), mejor conocido como El Sombrerito.
Este pueblo es irrigado por las aguas del río Maunabo. El mismo se origina en el barrio Matuyas Alto cerca de la colindancia entre los municipios de Maunabo, Yabucoa y Patillas. Corre a lo largo del Valle de Maunabo en dirección sureste hasta desembocar en el mar Caribe (aprox. 9.3 millas). Otro cuerpo de agua importante es la quebrada Arenas.
Su costa se extiende desde Punta Toro en el extremo noreste cerca de Yabucoa, hasta el suroeste del cabo Mala Pascua en donde alcanza al pueblo de Patillas. En el centro de esta costa se encuentra la península de Punta Tuna donde se ubica el antiguo faro español.
El nombre de este municipio proviene del vocablo taíno Manatuabón, el cual era el nombre del río que riega la zona. Otros sostienen que el origen de su nombre se relaciona con el cacique de la región. Es casi seguro que los primeros en poblar este territorio fueron vecinos de Guayama que se desplazaron a lo largo de la costa oriental. Cayetano Coll y Toste sostiene que Maunabo se fundó en 1779; mientras que otros historiadores como Pedro Tomás de Córdova y Manuel Ubeda Delgado, sugieren que su fundación data del 1799. La parroquia se erigió para la misma época bajo la advocación de San Isidro Labrador.
Durante las primeras décadas del siglo XIX se realizaron las obras municipales. La Casa del Rey se concluyó en 1825. Para 1828, Maunabo consistía de los barrios de: Majagua, Palo Seco, Quebrada Arenas y Talante. Para esta época la economía del municipio se enfocaba en el cultivo de café, tabaco, arroz, frutos menores y caña de azúcar. Ya se contaba con una población aproximada a los 1,500 habitantes. Otra estructura de la época era un puerto en la playa del barrio Emajagua. Por otro lado, la administración municipal estaba a cargo de un teniente de guerra y un sargento mayor de urbanos. Para el último cuarto del siglo XIX, la población de Maunabo aumentó y con ésta la creación de nuevos barrios. Los mismos fueron: Calzada, Lizas, Matuyas Abajo y Matuyas Arriba. Eventualmente, el tráfico marítimo en la zona hizo que, en 1892, se erigiera un faro en Punta Tuna. A pesar de todos los avances, en 1899, el pueblo sufrió un revés cuando el huracán San Ciriaco destruyó casi todas las viviendas y el ingenio azucarero “La Bordaleza”. Dos años más tarde se fundó la Central Batey Columbia.
En 1902, Maunabo fue incorporado al municipio de Yabucoa por mandato de la ley para la consolidación de ciertos términos municipales de la Asamblea Legislativa de Puerto Rico. Luego de tres años una nueva ley derogó la anterior y le devolvió a Maunabo su condición de municipio, con los barrios que tenía hasta 1902. Junto con su municipalidad el pueblo mejoró su infraestructura con la construcción de una carretera de acceso entre Maunabo y Yabucoa, un acueducto y la instalación de la luz eléctrica. En 1928, el Huracán San Felipe devastó la zona y su economía. Una vez recuperado y durante la década de 1930, la zona urbana fue sudividida en Pueblo Este y Pueblo Oeste, marcando una expansión. A la altura de 1948 y a tono con el crecimiento urbano, la Junta de Planificación Urbana expandió dicha zona con parte de los barrios rurales de: Talante, Quebrada Arenas y Emajagua.
Símbolos
Bandera
La bandera de Maunabo consiste de un paño color verde, atravesado por una franja diagonal blanca, formando dos triángulos yuxtapuestos. Cada uno presenta un yugo de color amarillo; éstos son emblema de la agricultura y aluden a San Isidro Labrador, patrón de Maunabo.
Escudo
El escudo de Maunabo está dividido en dos secciones. La parte superior es color verde e incluye un faro flanqueado por un par de yugos. El faro es una representación de esta estructura en Punta Tuna –construcción más antigua del municipio— y como ejemplo de la presencia española. Los yugos, por su parte, encarnan la agricultura y aluden a su patrón San Isidro Labrador. Los colores plata y verde simbolizan la caña de azúcar florecida, principal fuente de riqueza de Maunabo desde su fundación. La parte inferior es color blanca y muestra una figura trípode color verde en representación de las dos cadenas de montañas: las sierras Pandura y Guardarraya, que resguardan el pueblo.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Nombre de la Aldea

“Pepino” fue el nombre dado a la Aldea por sus fundadores. Acogiéndonos a

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 22 de octubre de 2020

Mensaje en la víspera de las elecciones de 1952

Mario R. Cancel Sepúlveda- Ya faltan sólo siete días para que nuestro electorado

Publicacion Completa
Mario R Cancel Sepúlveda 22 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía