Monte Choca
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Monte Choca

El Bosque de Monte Choca está constituido por una finca anteriormente privada que estaba sujeta a la intención de ser segregada para venderse en lotes. Gracias a la intervención de la comunidad y a los esfuerzos del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), se evitó su venta y el gobierno designó el área de esta propiedad como bosque. La designación del área de Monte Choca como bosque estatal y la adquisición de los terrenos se viabilizó mediante la aprobación de la Ley Núm. 295 del 21 de noviembre de 2003. Posteriormente, el DRNA estableció un Acuerdo de Comanejo con el Club Cívico Ambiental de Palos Blancos. Al proclamar estos terrenos bosque estatal, conforme la política pública forestal, le aplican todas las disposiciones de la Ley Num. 133 de 1 de julio de 1975, según enmendada.
Los terrenos que componen el Bosque Monte Choca ubican en el barrio Palos Blancos del término municipal de Corozal, colindantes con el Barrio Cedro Arriba del Municipio de Naranjito. El bosque cubre un área de 244.73 cuerdas. Por su clima y régimen de lluvia, este bosque está clasificado como bosque húmedo subtropical.
Es interesante señalar que en la época de la colonización española de Puerto Rico, se produjo búsqueda y extracción de oro en estos terrenos, por lo que todavía hoy en recorridos por el bosque, podemos encontrar una gran cantidad de hoyos, rezagos de esas exploraciones.
Valor ecológico
Este es un bosque de gran valor ecológico con hermosos cuerpos de agua, cientos de árboles centenarios y aves en peligro de extinción. Está ubicado dentro de la cuenca hidrográfica del río Mavillas, el que a su vez es un tributario del río Cibuco. En las hondonadas de estas colinas nacen varias quebradas que se unen al río Mavillas. La calidad de sus aguas es tal que se ha propuesto represar secciones del río para la obtención de agua para consumo
humano.
Flora
La cobertura vegetal consiste en áreas de bosque secundario de la baja Cordillera y lugares que anteriormente fueron utilizados para el cultivo de frutos menores y ganadería, que actualmente se encuentran en matorrales y pastos.
Se identificó un total de 140 especies, en su mayoría compuestas por árboles y arbustos. Estas fueron clasificadas como endémicas, nativas, exóticas y exóticas naturalizadas. Entre las especies de árboles y arbustos nativos identificados, podemos mencionar: granadillo (Buchenavia capitata), achiotillo (Alchomea latifolia), moca (Andira inermes), maricao (Byrsonima spicata), cabrilla (Casearia arborea), yagrumo hembra (Cecropia schreberiana) y camasey (Micronia prasina).
Fauna
Las aves resultaron ser las principales especies de la fauna silvestre identificadas en el Bosque Monte Choca hasta el presente. Otras especies de fauna presentes son anfibios, reptiles, mamíferos y moluscos. Algunos ejemplos de esta fauna se detallan en la siguiente tabla:

 
Nombre Común
Nombre Científico
Especie
Bien te Veo
Vireo Latimeri
Ave
Calandria
Icterus Dominicensis
Ave
Carpintero de Puerto Rico
Melanerpes Portorricensis
Ave
San Pedrito
Todus mexicanus
Ave
Pájaro Bobo
Mayor Saurothera Vieilloti
Ave
Tórtola Cardosantera
Zanaida aurita
Ave
Sapo Común
Bufo marinus
Anfibio
Sapito de Labio Blanco
Letrodactylus albilabris
Anfibio
Lagartijo Jardinero
Anolis palchellus
Reptil
Siguana Común
Ameiva Exsul
Reptil
Culebrita Ciega
Amphisbaena Caeca
Reptil
Culebra Corredora
Alsophis Portoricensis
Reptil
Boa Puertorriqueña
Epicrates Inornatus
Reptil

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.