No trataban bien al pastor
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

No trataban bien al pastor

Un joven pastor de una Iglesia de un pueblo del centro de la Isla de Puerto Rico, se quejaba amargamente con un predicador visitante, contándole acerca de la forma en que era tratado por su congregación. Y era tanta su queja que parecía no existir un sólo justo en la congregación que apreciara la labor que este realizaba. Luego de escucharle atentamente durante un rato y ya un tanto hastiado, el predicador le dijo:

— ¿Le han escupido en la cara alguna vez?

—No, hasta ese punto no han llegado.

—¿Le han azotado?

—Tampoco

—¿Le han coronado de espinas?

Ya esta última pregunta el hombre no la contestó. Y su visitante prosiguió:

—A su Señor y al mío lo trataron de esa manera, y sin embargo, «no abrió su boca».

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Parroquia San Agustín Puerta deTierra

Parroquia San Agustín

Johnny Torres Rivera- En 1886 se erigió una pequeña iglesia de madera en el costado que da al Atlántico, para servir a los que habitaban en Puerta de Tierra. La capilla medía unos treinta pies por sesenta. Junto a ella estaría el sacerdote que vendría de la parroquia matriz, San Francisco, a atender a sus

Leer Más >>