Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Odonatos

Los odonatos se reconocen inmediatamente por su abdomen muy alargado, las alas bien desarrolladas, los ojos muy grandes y las patas espinosas que usan para agarrar a sus presas y para agarrarse del sustrato cuando se posan en la vegetación, nunca para caminar. Las ninfas son acuáticas e igualmente carnívoras, pero en vez de perseguir activamente a la presa, como hacen los adultos, se mantienen muy quietas hasta que la presa se acerca; entonces, súbitamente extienden el labio (una de las piezas bucales) para agarrarla. Las ninfas sí usan las patas para caminar.
Otra peculiaridad de los odonatos es que en vez del macho introducir su órgano copulador directamente en la hembra, transfiere el semen a un área especializada de su segundo segmento abdominal y la hembra lo recoge doblando el abdomen hacia el frente, mientras el macho la sostiene por el cuello. La hembra deposita los huevos en el agua, a veces mientras el macho todavía la sostiene por el cuello. El orden Odonata se divide en dos subórdenes: Anisoptera para las libélulas o caballitos de san pedro (dragonflies) y Zygoptera para las damiselas (damselflies).
Las libélulas en reposo sostienen las alas extendidas hacia los lados mientras que las damiselas las extienden hacia atrás. Las ninfas de las libélulas tienen branquias internas, mientras que las de las damiselas tienen branquias externas.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar