auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Oleandra

Helechos epífitos o terrestres con rizomas muy alargados, erectos, rastreros o trepadores, a veces ramificados, densamente cubiertos por escamas peltadas. Frondas estériles o fértiles, monomorfas; láminas simples, enteras; nervios libres y paralelos; estípite articulado. Soros circulares, usualmente adyacentes al nervio central; indusios circulares o reniformes, peltados. Género tropical con alrededor de 40 especies.
Oleandra articulata (Sw.) C. Presl BASÓNIMO: Aspidium articulatum Sw. SINÓNIMO: Oleandra nodosa (Willd.) C. Presl -Helecho herbáceo, epífito o trepador mediante raíces adventicias, el cual alcanza 5 m de largo. Rizomas delgados, densamente cubiertos por escamas lanceoladas, ferrugíneas. Frondas colgantes; láminas (15) 23-39 (42) × (2.5) 3-6 cm, membranáceas, oblongas, elípticas o sublanceoladas, el ápice agudo, acuminado o caudado, la base aguda o acuminada, a veces desigual, el margen crenulado o crenado, levemente revoluto y ferrugíneo; haz lustroso, con el nervio central prominente, sulcado; envés opaco, el nervio central prominente, negruzco o grisáceo lustroso, cubierto por escamas ferrugíneas; estípite (4) 8-16 cm de largo, negruzco o grisáceo, glabro, articulado cerca de la base. Soros circulares, marrón claro, distribuidos a lo largo de ambos lados del nervio central.
Fenología: Se encuentra en estado fértil durante todo el año. Estatus: Nativa, común. Distribución: En bosques húmedos de elevaciones medias y altas a lo largo de la Cordillera Central y la Sierra de Luquillo. También en Jamaica, Cuba, la Española, Antillas Menores y a través del neotrópico. Bosques Públicos: Carite, El Yunque, Guilarte, Maricao, Río Abajo y Toro Negro.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Los primeros caminos y puentes de la Isla

El ingeniero e historiador Aurelio Tio2 describe un antiguo camino carretero del siglo

Publicacion Completa
Luis F Pumarada O'Neill 20 de octubre de 2020

Los Parceleros y el uso de la madera

Frank H. Wadsworth- Las familias que recibieron permiso para usar parcelas de terreno

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 20 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía