Origrn del nombre Pepino
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Origen del nombre “Pepino”

Una interrogante que aún perdura entre nuestros habitantes es el origen del nombre “Pepino”. Por años se han difundido varias teorías. Una de ellas es, que el pueblo devengó ese nombre como consecuencia de haber en sus comienzos una barriada llamada “Pe­pinito”. De esta barriada, de acuerdo con la teoría, el pueblo adquirió su nombre. Es decir, de “Pepinito” surge “Pepino”.

Algunas personas no comparten esta teoría por con­siderarla absurda e ilógica. No es posible que se le dé nombre a la barriada primero y luego al pueblo. Lo normal sería lo contrario. Otra señala, que el nombre de Pepino a la aldea, ocurre como conse­cuen­cia de habérsele encomendado a un tal Don Se­bastián del Pepino, la empresa, por parte del Gobierno Español, de colonizar esta región. Por lo tanto, en su honor se le adjudicó su nombre al pueblo.

Esta teoría podría catalogarse como sumamente cargada de imaginación, dado el caso que no existe documento alguno que la sustente.

Y por último, Don Joaquín Oronoz Font, nos indi­ca que el nombre del pueblo se deriva de su geo­lo­gía. Veamos.

“El tipo de montaña que rodea al pueblo, por la parte Norte y Este se conoce geológi­ca­mente con el nombre de “mogotes” o “pepinos”. Dada la cantidad de los mismos a través de toda esa área mencionada, el pueblo obtiene su nombre. Para probar lo ante­riormente dicho puedo citar al señor Watson Monroe, quien es conocido experto en formaciones Kársicas de Puerto Rico. Dice lo siguiente: ‘La región Kársica de piedra caliza se caracteriza por las tí­picas colinas cónicas llamadas mogotes o pepinos…”

Anteriormente dejamos especificado que el po­blado fue situado en un valle rodeado por mon­tañas. A este tipo de montaña se le llama real­mente “Pe­pi­nos”, por lo cual es probable y por lo tanto factible, que el nombre Pepino sí haya surgido como resultado de lo anteriormente expuesto.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Imagen Destacada de Hacienda La Fe

Hacienda La Fe

restaurante Hacienda La FeSan Sebastián PR Los fines de semana son de Hacienda La Fe. Aquí disfrutas hasta el último bocado y también disfrutas de

Leer Más >>