Paloma Doméstica -Columba livia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Paloma Doméstica -Columba livia

José A. Mari Mut -Carlos A. Delannoy Juliá- La Paloma Doméstica o Paloma Común (Rock Pigeon) reside todo el año en Puerto Rico. Es nativa de Europa y Asia pero ha sido introducida a zonas urbanas alrededor del mundo. Mide unas 14 pulgadas . Fo r m a bandadas en parques, plazas públicas y otras áreas, donde se alimenta de sobras de alimento, pan, maíz y semillas.

Anida todo el año en edificaciones diversas. Construye un nido de plataforma con palitos y fibras vegetales donde la hembra pone dos huevos blancos que ambos padres empollan durante unos 17 días. El plumaje es muy variable debido a los muchos años de domesticación, pero todavía abunda la coloración original gris con plumas iridiscentes en el cuello y el pecho. Las patas son rojizas y el pico es negro, blando y recto, con opérculos o tapitas cubriendo las aperturas nasales.

La iridiscencia de las plumas es más intensa en el macho. Se ha convertido en una plaga en algunos lugares porque su excreta ácida daña la superficie de edificios, automóviles, puentes, estatuas y plazas públicas. En muchos lugares se han puesto mallas y púas para evitar su anidamiento. En la universidad se observa en los alrededores de la cafetería alimentándose de sobras. En patios, jardines y espacios abiertos se alimenta de semillas. Anida en los aleros de edificios del recinto.
Foto: Mark Oberle

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

mood_bad
  • No comments yet.
  • Add a comment

    No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

    Patrocinadores de Oro

    Publicaciones que también te pueden interesar