Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Paloma Turca

Atagionemas squamosa-Blanco de Escopetas- Sospecho que pocos biólogos disfrutan la cacería. Apuntarle a una paloma para verla caer desde lo alto es muy difícil de justificar, especialmente cuando muchas de estas elegantes presas terminan descartadas y podridas. No obstante, la cacería tiene sus seguidores y en Puerto Rico pueden cazarse legalmente cuatro especies de palomas, generalmente entre septiembre y diciembre, cuando ha terminado el periodo reproductivo y los polluelos comienzan sus vidas independientes. La paloma turca es la especie más grande y la que con mayor frecuencia cae víctima de las escopetas.
Esta paloma reside todo el año en Puerto Rico. Habita a través de las Antillas con la excepción de las Bahamas y Jamaica. Mide hasta 16 pulgadas. Vive en bosques, fincas y arboledas cercanas a áreas urbanas, donde se alimenta de frutas, semillas y caracoles que remueve de la vegetación o recoge del suelo, aunque rara vez pasa mucho tiempo en el suelo alimentándose. Construye una plataforma de palitos en una rama, sobre una bromelia o entre hojas de palma; sólo en islotes sin depredadores anida en el suelo. Los dos sexos son similares pero la coloración del macho es más intensa. Es un ave muy atractiva que merece observarse y capturarse solamente con una cámara.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

mood_bad
  • No comments yet.
  • Add a comment

    No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

    Patrocinadores de Oro

    Publicaciones que también te pueden interesar