Parque de las Ciencias Luis A. Ferré

auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Parque de las Ciencias Luis A. Ferré

Es un parque recreativo y educativo localizado en la ciudad de Bayamón, Puerto Rico enfocado en temas científicos. El parque es una de las atracciones turísticas inauguradas bajo el liderazgo del alcalde Ramón Luis Rivera. El nombre del parque es en honor al ex gobernador de la isla, Luis A. Ferré. stuvo cerrado por renovaciones desde febrero de 2011 hasta el 10 de enero de 2016

Después de seis años de inactividad, el reconocido Parque de las Ciencias Luis A. Ferré volvió a abrir sus puertas, totalmente remodelado a un costo aproximado de $11 millones de dólares. Sin embargo, la espera valió la pena. Este parque luce espectacular y sus nuevas atracciones lo colocan a la vanguardia de las mejores atracciones del Caribe.

El moderno parque, ubicado en un predio de 42 acres en el corazón de Bayamón, cuenta con un lago, naves espaciales, botes, museos, simuladores, un teatro 4-XD, un minicampo de golf de 18 hoyos, el Pabellón Aeroespacial, una extraordinaria exhibición de arqueología indígena, recreaciones robóticas o animatronics, un pabellón de vida silvestre del continente africano, obras de arte y un planetario, entre otras atracciones.

Por otro lado mediante el Museo Pacheco se rinde homenaje a Don Joaquín Monserrat; aquel que durante décadas brindó tanta alegría a la niñez puertorriqueña. De igual manera,en el Pueblo de Don Cholito, rinde tributo al genial comediante puertorriqueño Don José Miguel Agrelot y a Don Tommy Muñiz en el memorable programa de TV «El Colegio de la Alegría».
El parque de las Ciencias Luis A. ferré, ahora cuenta con un estacionamiento multipisos para la comodidad de sus miles de visitantes.Fundado en 1987, es uno de los lugares más recomendados para el sano disfrute de la familia puertorriqueña y nuestros visitantes.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Historia de dos ciudades

Un viajero que se aproximaba a una gran ciudad le preguntó a una

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 28 de octubre de 2020

Falsedades sobre el Río Grande de Añasco

Se ha declarado que el «Río de Añasco, se nutre de cientos de

Publicacion Completa
Jaime Carrero Concepción 28 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía