auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Parroquia Nuestra Señora del Carmen

Para 1779 había ermitas cerca de la colindancia con Toa Baja y en Palo Seco. La segunda fue precursora de la parroquia de Cataño. Alrededor de 1860 se construyó una iglesia de madera techada de cinc, que fue destruida por el Huracán San Ciriaco en 1899. Entre 1904 y 1905 se construyó una iglesia de ladrillos con fachada neoclásica y techo de cinc. Durante la década de 1950 se optó por demolerlo. La iglesia actual fue diseñada por Henry Klumb y se inauguró alrededor de 1960.
Se en cuentra en Cataño, también conocido como el Pueblo que se negó a morir. El nombre de este pueblo recuerda a Hernando de Cataño, un médico español reclutado por el gobierno a mediados del siglo 16. A cambio de sus servicios, Cataño recibió los terrenos donde hoy ubica el pueblo. En los mismos estableció una ermita y una hacienda que con el tiempo desaparecieron, pero la región retuvo su nombre.
Para mediados del siglo 19 Cataño aumentó su población y se destacó como el barrio más próspero de Bayamón, gracias en gran medida a la operación de una compañía de lanchas que transportaba mercancía y pasajeros entre la capital y el poblado, y una línea de ferrocarril que conectaba el poblado con Bayamón.
Hacia finales del siglo 19 el poblado tenía su propia parroquia y aumentaban los deseos de constituirse en pueblo. Luego de varias gestiones fallidas, la separación sucedió en 1927 como consecuencia tanto de la influencia de
algunos residentes adinerados como de conflictos entre la legislatura insular y la administración de Bayamón. Con sólo cinco millas cuadradas de territorio, Cataño es el municipio más pequeño de la isla. La economía depende del comercio y la industria, siendo particularmente importantes la distribución de gasolina y la producción de ron. La Destilería Bacardí, el Paseo Marítimo con su bella vista del Viejo San Juan y el servicio de lanchas hacia San Juan son algunas de las atracciones de este municipio.
Salvador de Jesús Brau (escritor), Agustín Pérez (abogado e historiador) y Pedro Juan Soto (escritor y periodista) son catañeses destacados. El ilustre pintor Francisco Oller vivió por muchos años en territorio de Cataño. Este municipio también se conoce como la Antesala a la capital (frase recogida en su himno), el Pueblo olvidado (por la poca atención que ha recibido de distintas administraciones), el Pueblo de los jueyeros (por la abundancia de este crustáceo) y el Pueblo de los lancheros (por el uso de lanchas como principal medio de transporte a la capital). El renombre de Pueblo que se negó a morir deriva de los varios rechazos recibidos en la gestión de independizarse de Bayamón.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Cayey

El pueblo de Cayey se encuentra en la región montañosa de Puerto Rico

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 26 de octubre de 2020

La elección general de 1902

Presidida la campaña política por una fuerte intolerancia partidista, se efectúa el 4

Publicacion Completa
Antonio Quiñones Calderón 26 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía