auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Pececitos de plata

José A. Mari -Los pececitos de plata (silverfish) derivan su nombre de la forma del cuerpo y del reflejo plateado de las escamas que lo cubren. Se distinguen de los demás insectos por la ausencia de alas (una característica primitiva que los convierte en el grupo más antiguo de insectos) y por la presencia de tres proyecciones largas al final del cuerpo. Durante el cortejo, el macho y la hembra tocan sus antenas y se mueven uno con respecto al otro hasta que el macho deposita un paquete de espermatozoides en el suelo. La hembra lo recoge con su poro genital y días después pone grupos de huevos en lugares protegidos. De los huevos nacen miniaturas de los adultos que durante los próximos meses crecen y mudan la cutícula muchas veces.
A diferencia de los demás insectos, que dejan de mudar la cutícula cuando se convierten en adultos, los pececitos de plata la mudan durante toda la vida (otra característica considerada primitiva). Los adultos pueden vivir varios años.
Lepisma saccharina tiene una relación tan larga con el ser humano que hoy se encuentra casi exclusivamente en casas y edificios. Los adultos miden unos tres cuartos de pulgada de largo y se encuentran entre papeles y libros viejos, en cajas de cartón, y entre ropa guardada en roperos y clósets. Salen de noche para alimentarse de papel, pega en la encuadernación de libros, fotos viejas, arañas e insectos muertos, caspa, pelo y cualquier otra fuente de materia orgánica. Usualmente pasan desapercibidos hasta que alguien comienza a rebuscar cartas, fotos, libretas y libros viejos. En las residencias puede habitar además Ctenolepisma rothschildi, una especie similar pero que también habita fuera de las casas entre la hojarasca. Las dos especies han sido llevadas por el ser humano a casi todo el mundo.

Foto- Christian Fischer

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Mona

José A. Mari Mut- El faro de Mona entró en servicio el 30

Publicacion Completa
Dr. José A. Mari Mutt 29 de octubre de 2020

Domingo Miguel Quijano Ortiz de la Renta Miranda

AÑASCO 1834-1885 HUMACAO -Nació el 16 de enero. Hijo de Ramón Quijano Ortiz

Publicacion Completa
Lionel Valentín Calderón 29 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía