Playero Coleador

Compártelo en tus Redes Sociales

Actitis macularius- El Playero Coleador (Spotted Sandpiper) nos visita de agosto a abril. Es uno de los playeros más comunes durante el invierno. Anida en Norteamérica, desde Alaska hasta el área central de los Estados Unidos. Inverna desde el sur de los Estados Unidos hasta el centro de Argentina y a través de las Antillas.

Mide unas 8 pulgadas (las hembras son más grandes). Camina agachado y meneando el cuerpo y la cola hacia arriba y hacia abajo por orillas de lodazales, salitrales, quebradas, ríos, manglares, lagunas, charcas, y playas en busca de crustáceos, insectos y peces. En Norteamérica, la pareja excava una depresión en el suelo forrada de hierba donde la hembra deposita de uno a cuatro huevos que ambos empollan por unos 21 días. A veces la mayor parte de la incubación le corresponde al macho porque las hembras pueden aparearse nuevamente y poner huevos en otro nido.

Muchos de los playeros que llegan a la Isla tienen el plumaje reproductivo de verano, compuesto de manchas negras sobre la espalda parda y el vientre blanco. El plumaje de invierno no tiene pecas. En ambos casos hay un anillo blanco alrededor de los ojos. Las patas son amarillas, el pico es largo y recto. Los dos sexos son parecidos.

Foto: Giff Beaton

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

También te puede interesar

Hacienda Luisa

Central La Luisa de Manatí

 ​​Fecha de establecimiento: fines de la década de 1870. Fecha de cese de operaciones: 1922. Propiedad familiar: Brunet. Este ingenio azucarero comenzó como un “trapiche”

Artículo Completo »
Hacienda Carlota de Guayama

Hacienda Carlota

La Hacienda Carlota fue fundada en la década de 1850 por Don Wenceslao Viñas y para el 1860 contaba con una extensión de 741 cuerdas.

Artículo Completo »