Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Playero Guineilla Menor

José A Mari Mutt- Tringa flavipes. El Playero Guineilla Menor (Lesser Yellowlegs) nos visita de agosto a abril. Anida en Alaska y Canadá e inverna desde el sur de los Estados Unidos hasta Tierra del Fuego y en las Antillas. Es muy común durante el periodo invernal y siempre abunda más que el Playero Guineilla Mayor.
Algunos individuos se quedan en la isla durante el verano. Mide unas 10 pulgadas. Vadea junto a otros playeros en quebradas, ríos, charcas, lagunas salobres, manglares, pastizales inundados y lodazales en busca de insectos, lombrices, moluscos, cangrejos, renacuajos y peces. En ocasiones introduce el pico en el agua y lo mueve de lado al lado buscando contacto con animalitos. También corre distancias cortas asechando sus presas. En Norteamérica anida en una depresión poco profunda en el suelo de la tundra, lejos del agua. La hembra deposita tres o cuatro huevos crema salpicados de pintas marrón oscuro que la pareja incuba por unos 23 días.
Se distingue por las largas patas amarillas, pico largo, espalda parda o gris oscuro y vientre blanco. Cuando levanta vuelo se distingue su cola blanca con barras horizontales oscuras. Los dos sexos son parecidos. Se distingue del Playero Guineilla Mayor por su menor tamaño y pico más corto.
Se observa  en las quebradas y en predios de grama inundados por la lluvia.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar