Casillas de Camineros de Puerto Rico Ponce 3

Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

PROYECTO PONCE-JUANA DÍAZ: Esta casilla se encuentra en la Carretera 14, kilómetro 3.4 (antes Carr. 1, km. 128.2). Fue usada por el Departamento de Transportación y Obras Públicas hasta finales de la década de 1980, desde entonces está clausurada y abandonada. La distribución original de espacios ha sido alterada y por encima del techo original se instaló uno de cinc. El zócalo de la casilla es tan pequeño que las ventanas son casi tan largas como las puertas. Del cobertizo solo queda un pequeño muro adosado a la esquina posterior derecha del edificio.

En el suelo detrás de la casa está la entrada al aljibe, cubierta por varillas. El empañetado ha sido reparado en varios lugares con cemento, material que paulatinamente degrada los ladrillos de las paredes. En una esquina del techo crece un árbol de jagüey que contribuye al deterioro paulatino de la estructura. El interior de la casilla ha sido averiado por un fuego.

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    Playero Solitario

    Playero Solitario

    Tringa solitaria- El Playero Solitario -Solitary Sandpiper- nos visita en septiembre y octubre. Algunos permanecen en la isla, pero la mayoría parte hacia Sudamérica y

    Artículo Completo »
    Nuestras Fiestas Patronales

    Nuestras Fiestas Patronales

    Por Juan Avilés Medina- Recuerdo que para la temprana época de principios de la segunda década del siglo los campesinos de esos tiempos hablaban con contagioso

    Artículo Completo »