1910 Antigua Plaza de recreo
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Primera junta de sanidad que funcionó en el pueblo del Pepino

1820 Disposición en relación con la salud pública Acta de su constitución y primera visita.

En el Partido del Pepino a los tres días del mes de noviembre de 1820 años para instalar la Juma de Sanidad concurrió el Sr. Alcalde Don José González, el Padre Cura Don Lino Delgado, los dos Regidores nombrados Don Juan Esteban Núñez y Don José de Sotomayor, como igualmente los dos hombres buenos Don Francisco Vélez del Rosario y Don Juan Pablo Luciano de Fuentes, y estando juntos y congregados determinaron el Señor Alcalde saliente la Juma de Sanidad a las tiendas de este pueblo dirigiendo al Caballero Regidor Don Juan Esteban Núñez diga sobre la salubridad de las aguas, como así mismo al Caballero Regidor Don José de Soto Mayor en compañía de los hombres buenos juntos con el facultativo curioso Don José de la Jara expusieron, que habiendo pasado la Juma a las tiendas, hallaron buenos y saludables los comestibles pesados y demás comestibles alla senres, así mismo expusieron que la salud pública es buena, salvo lo que Dios determine, y esto lo determinaron y firmaron antes mí de que doy fe.

(Firmados)

José González, Lino Delgado, Juan Esteban Núñez, Francisco Vélez del Rosario, Juan Pablo Luciano de Fuentes, José de la Jara, José de Sotomayor

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Maestro, orador, político, periodista, funcionario, legislador, carcelero. En su pueblo -San Sebastián- tierra de sol y ensueños formó el niño su corazón de bondad al rescoldo de un austero hogar criollo. Su padre, un recio tronco de la selva secular, viejo de barbas floridas, a quien el tiempo no pudiéndole vencer de un solo golpe fue derrumbándole como a las fo rra.lezas legendarias con la cruel lentitud de una furia, le indicó la línea del horizonte, hacia donde se oían lejanos clarines.