auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Pura Belpré

WPORG -Belpré nació en Cidra, Puerto Rico . Existe una disputa sobre la fecha de su nacimiento que se dio el 2 de febrero de 1899, el 2 de diciembre de 1901 y el 2 de febrero de 1903. Belpré se graduó de la Escuela Secundaria Central en Santurce, Puerto Rico en 1919 y se matriculó en la Universidad de Puerto Rico en Río Piedras , donde originalmente planeó convertirse en maestra. Pero, en 1920, Belpré interrumpió sus estudios para asistir a la boda de su hermana Elisa en la ciudad de Nueva York, donde fue reclutada por un esfuerzo de biblioteca pública para contratar a mujeres jóvenes de orígenes étnicamente diversos. Este primer trabajo llevó a una carrera notable que hizo que Belpré viajara por la ciudad, desde el Bronx hasta el Lower East Side, contando historias en inglés y español , algo que no se había hecho antes. Belpré rompió las barreras que llevaron a la comunidad hispanohablante a creer que la biblioteca era «solo inglés». [4] Excepto por breves interludios, Belpré permaneció en la ciudad de Nueva York por el resto de su vida.

Biblioteconomía
La carrera de Belpré en la Biblioteca Pública de Nueva York comenzó en 1921 y fue pionera en el alcance de la biblioteca dentro de la comunidad puertorriqueña. Sin embargo, como muchas de las mujeres puertorriqueñas que emigraron a Nueva York en el siglo XX, el primer trabajo de Belpré fue en la industria de la confección. Su español, comunidad y habilidades literarias pronto le valieron un puesto como Asistente Hispana en una sucursal de la biblioteca pública en 135th Street en Harlem, después de haber sido reclutada y guiada por Ernestine Rose , directora de la biblioteca de Harlem. Belpré se convirtió en el primer puertorriqueño contratado por la Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL).

En 1925 comenzó sus estudios formales en la Escuela de Bibliotecas de la Biblioteca Pública de Nueva York . En 1929, debido al creciente número de puertorriqueños que se establecieron en el suroeste de Harlem , Belpré fue transferido a una sucursal de la NYPL en la calle 115. Rápidamente se convirtió en una defensora activa de la comunidad de habla hispana instituyendo horas de cuentos bilingües, comprando libros en español e implementando programas basados ​​en días festivos tradicionales como la celebración del Día de los Reyes Magos . En sus esfuerzos de divulgación, asistió a reuniones de organizaciones cívicas como la Hermandad de Puerto Rico de América y La Liga Puertorriqueña e Hispana . A través del trabajo de Belpré, la sucursal de la calle 115 se convirtió en un importante centro cultural para los residentes latinos de Nueva York, e incluso recibió importantes figuras latinoamericanas como el muralista mexicano Diego Rivera . Belpré continuó estos esfuerzos en la sucursal de la calle 110 (o Aguilar).

Carrera literaria
La carrera de la biblioteca de Belpré está íntimamente ligada a su carrera literaria. La primera historia que escribió y publicó fue Pérez y Martina , una historia de amor entre una cucaracha y un ratón. Belpré también recopiló muchos otros cuentos populares de Puerto Rico, los tradujo al inglés y los publicó como literatura infantil .

En 1940, Belpré conoció a su futuro esposo, el compositor y violinista afroamericano, Clarence Cameron White . Se casaron el 26 de diciembre de 1943 y Belpré renunció a su puesto para ir de gira con su esposo y dedicarse por completo a la escritura. Cuando su esposo murió en 1960, Belpré regresó a trabajar a tiempo parcial en la biblioteca como Especialista Española en Niños, lo que la envió a toda la ciudad donde había un gran número de niños latinos. En 1968, se retiró de este puesto, pero fue persuadida para trabajar con el Proyecto de Biblioteca del Sur del Bronx recientemente establecido , un programa de extensión comunitaria para promover el uso de la biblioteca y proporcionar los servicios necesarios a los vecindarios latinos en todo el Bronx .

Belpré escribió la primera gran historia de Juan Bobo publicada en los Estados Unidos , Juan Bobo y el collar de la reina: un cuento popular puertorriqueño . Fue publicado en 1962. [6]

Muerte
Belpré murió el 1 de julio de 1982, después de haber recibido el Premio del Alcalde de Nueva York de Arte y Cultura ese mismo año. Sus archivos son guardados y mantenidos por el Centro de Estudios Puertorriqueños en Hunter College en Nueva York.

Legado
El Premio Pura Belpré se estableció en 1996 como un homenaje a Pura Belpré. Es un premio de libro para niños, presentado anualmente, al escritor e ilustrador latino / latino cuyo trabajo retrata, afirma y celebra mejor la experiencia cultural latina en un trabajo de literatura sobresaliente para niños y jóvenes. El Premio Pura Belpré es co-patrocinado por REFORMA : la Asociación Nacional para Promover la Biblioteca y Servicios de Información a Latinos e-Español Hablar y la Asociación para el Servicio de Bibliotecas a la Niñez (ALSC), una división de la American Library Association (ALA). El Capítulo Noreste de REFORMA nombró su premio al logro de libros infantiles en su honor en la década de 1980.

En el Bronx, la Escuela Pública 64 de Nueva York en Walton Avenue, cerca de la calle 170, lleva su nombre.

Una película documental sobre la vida y obra de Pura Belpré se produjo en 2011 y está disponible para su visualización en el Centro de Estudios Puertorriqueños en Hunter College .

Los Documentos Pura Belpré , que se encuentran en los Archivos de la Diáspora Puertorriqueña, Centro de Estudios Puertorriqueños «son una fuente importante para el estudio de la literatura infantil puertorriqueña, cuentos populares y leyendas. Son valiosos para examinar las relaciones entre la comunidad puertorriqueña y una institución importante como la Biblioteca Pública de Nueva York. Además, los documentos documentan la formación y el desarrollo organizacional de la comunidad puertorriqueña en la ciudad de Nueva York «.

Bibliografía de las obras de Belpré
Libros en ingles

  • Pérez y Martina: Un cuento popular portorriqueño (ilustrado por Carlos Sánchez), Warne, 1932, nueva edición, 1961, publicado en español, Viking (Nueva York, NY), 1991.
  • Los Tres Reyes Magos encontrados en la antología «La Navidad de los animales» de Anne Thaxter Eaton, 1944. [11]
  • El tigre y el conejo y otros cuentos (ilustrado por Kay Peterson Parker), Houghton, 1946, nueva edición (ilustrada por Tomie de Paola), Lippincott, 1965.
  • Juan Bobo y el collar de la reina: un cuento popular puertorriqueño (ilustrado por Christine Price), Warne, 1962.
  • Ote: Un cuento popular puertorriqueño (ilustrado por Paul Galdone), Panteón, 1969.
  • Santiago (ilustrado por Symeon Shimin), Warne, 1969.
  • (Con Mary K. Conwell) Libros en español: una lista anotada de libros infantiles en español , Biblioteca Pública de Nueva York, 1971.
  • Danza de los animales: un cuento popular puertorriqueño (ilustrado por P. Galdone), Warne, 1972.
  • Una vez en Puerto Rico (ilustrado por C. Price), Warne, 1973.
  • Un caballo de color arcoiris (ilustrado por Antonio Martorell), Warne, 1978.
  • Firefly Summer , Piñata Books (Houston, TX), 1996.
  • El perro de piedra

Traducciones al español

  • Hoja de Munro, El Cuento de Fernando («La historia de Fernando»), Viking, 1962.
  • Crosby N. Bonsall, Caso del Forastero Hambriento («Caso del extraño hambriento»), Harper, 1969.
  • Carla Greene, Camioneros: ¿Qué Hacen? («Conductores de camiones: ¿Qué hacen?»), Harper, 1969.
  • Syd Hoff, Danielito y el Dinosauro («Danny y el dinosaurio»), Harper, 1969.
  • Leonard Kessler, Aquí Viene el Ponchado, «Harper, 1969».
  • Else Holmelund Minarik, Osito («Osito»), Harper, 1969.
  • Millicent E. Selsam, Teresita y las Orugas («Terry y la oruga»), Harper, 1969.
  • Paul Newman, Ningun Lugar para Jugar ( «No hay lugar para jugar»), Grosset, 1971.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Juan Francisco Bianchi Bracety

AÑASCO 1829-1902 -Luisa Bracety Cuevas y Juan Bianchi Mattey fueron sus padres. Ella

Publicacion Completa
Jaime Carrero Concepción 25 de octubre de 2020

Corregidores y Alcaldes

Los deberes de éstos en lo económico y en lo gubernativo eran los

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 25 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía