auspiciado por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Rafael Hernández Marín

Fecundo compositor musical, que nace en la ciudad de Aguadilla el año 1891. A los 12 años inició sus estudios.  Aprendió a tocar otros instrumentos como el cornetín, el violín, el trombón, el bombardino, la guitarra y el piano. En su adolescencia se trasladó a vivir al sector de Puerta de Tierra, en San Juan, y tocó con la Orquesta Municipal. Tuvo que servir en la Primera Guerra Mundial. Integrado a la vida militar, tocó en la Banda de Música del Ejército. Al licenciarse, se radicó en Nueva York.
Desde pequeño demuestró poseer una manifiesta vocación por la Música e improvisaba bellas canciones que acompañaba con la guitarra. Muy joven se radicó en Santo Domingo, donde fue acogido con gran cariño. En ese país y conjuntamente con Rafael Itier, puertorriqueño, y Antonio Mesa, dominicano, integró el trío “Quisqueya”. Las interpretaciones fueron grabadas por la firma disquera R.C.A. Víctor. Como demostración de cariño a Santo Domingo, compuso “Quisqueya”, canción cantada por los dominicanos con Unión Patriótica.
Se traslada a México, y perfecciona sus conocimientos musicales en la mayoría de sus canciones. Rafael Hernández es un ícono de la cultura puertorriqueña. Con mas de de dos mil composiciones llegó a ser reconocido a nivel mundial. “Lamento Borincano”, dedicado a nuestro campesino, “Capullito  de Alelí” y “Campanitas de Cristal”, son sólo títulos de algunas de las canciones, fruto del talento del Insigne Jibarito, como cariñosamente se le conoce en toda América. Entre sus logros se encuentran: La melodía Campanitas de cristal, la Torre del Big Ben de la ciudad de Londres la proyectó en su carillón; la canción El cumbanchero ha sido grabada en más de medio millón de ocasiones; entre otros.  Rafael consideró a México como su segunda patria, se casó con una mexicana; y les compuso el corrido «Que Chula es Puebla», el cual es considerado el himno regional de ese estado mexicano.
Regresó a Puerto Rico en el 1953 y trabajó como consultor musical en la naciente estación del Gobierno WIPR. Entre el 1956 al 1959 fue electo Presidente Honorario de la Asociación de Compositores y Autores de  Puerto Rico. Comprometido con las causas  cívicas, fundó junto a otros líderes cívicos la organización de béisbol para niños conocida  como «Pequeñas Ligas». El 11 de  diciembre de  1965, falleció en San Juan después de  una  prolongada lucha contra el cáncer.

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

auspiciado por

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Deslinde de las Jurisdicciones de Pepino y Añasco

En las jurisdicciones de los pueblos de Añasco y Pepino, a los veintiséis

Publicacion Completa
Andrés Méndez Liciaga 31 de octubre de 2020

Casa Blanca

Casa Blanca se construyó hacia 1525 para compensar a los herederos de Ponce

Publicacion Completa
Dr. José A. Mari Mutt 31 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Patrocinadores de Oro

Respalda el Comercio de aquí y fortalece la economía