Relaciones perfectas
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Relaciones perfectas

Cada situación que vives con otra persona es la perfecta y necesaria para tu evolución, por ello es importante que no te aferres a emociones negativas como la angustia, la depresión, la furia, la frustración, etc. y trates de ver en cada momento lo que la vida te quiere enseñar.

Cada persona que conoces tiene un mensaje para ti y hasta que no lo escuches, lo más probable es que caigas una y otra vez en lo mismo.

Es probable que aquello que alguien te haga sufrir es lo que le has hecho a esa persona, por eso debes de perdonar y olvidar.

No evalúes el mérito de una relación por el resultado de la misma porque los resultados no dependen de ti.

Analiza siempre lo que has hecho, si te has brindado correctamente, si amaste con sinceridad, si dejaste el egoísmo de lado, etc.

Lo que la otra persona haga es su propia responsabilidad y no la puedes manejar.

En una pareja siempre la responsabilidad es el 50 % para cada uno. Preocúpate por tu parte.

A veces uno se brinda por completo y no recibe lo mismo. No importa.

El destino se encargará de devolverte todo el Amor que pudieras haber dado.

No cometas el error de cerrarte, endurecerte o enfriarte por lo que otros te han hecho sufrir.

Trata de ser siempre muy auténtico en lo que sientas y bríndate sin temor porque en el Universo nada se pierde y todo lo que des, lo recibirás…

Si te sientes bien contigo mismo atraerás lo mejor para tí…

Repítete esto frente a cada situación que vivas aunque en principio no comprendas, luego tu ser interno lo aclarará.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.