Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

José A. Mari- Las salamanquitas, conocidas también como salamanquitas de la Virgen, Santa Lucía, lucías y tijos pertenecen al género Sphaerodactylus. Se distinguen de las salamandras por su menor tamaño (en inglés se conocen como dwarf geckos), el cuerpo ovalado o redondo en vez de aplanado, las pupilas ovaladas o redondas en vez de verticales, la ausencia de voz en los machos, y por la ausencia de una garra visible en la punta de los dedos. A diferencia de las salamandras, que son ariscas y en muchas personas causan repulsión, las salamanquitas son dóciles y tienen una gracia que invita a tenerlas un rato en las manos.
En Puerto Rico hay nueve especies de lucías, siendo Sphaerodactylus macrolepis la más común, ampliamente distribuida y al parecer la única que con regularidad entra a las casas. La hembra (arriba) se distingue fácilmente por el diseño en forma de diamante que tiene en la cabeza, seguido por los hombros negros con dos manchas blancas y líneas longitudinales en el resto del cuerpo; el macho (abajo) sustituye las líneas por puntos oscuros, tiene la garganta amarilla y en la plena adultez pierde los puntos blancos en los hombros. La especie se llama en inglés common dwarf gecko. Mi esposa y yo hemos encontrado esta salamanquita varias veces en el interior de nuestra casa en Aguadilla y sólo hemos visto hembras de la subespecie guarionex, descrita de ejemplares colectados en terrenos de la antigua Base Ramey. A diferencia de las salamandras, que sólo se ven de noche en las paredes o el techo, hemos visto la salamaquita de día, caminando en el piso y en el tope de los gabinetes de la cocina. Miembros del grupo de Biodiversidad de Puerto Rico en Facebook la han observado en casas en Aguas Buenas, Arecibo, Gurabo, Jayuya, Mayagüez, Río Grande, Toa Baja y Trujillo Alto; la persona que la reportó de Gurabo comenta “la veo a menudo en la pared de la sala. Creo que vive detrás de uno de los cuadros. Mi casa es bien húmeda y hay muchos árboles y vegetación en el patio”.
En su hábitat natural las salamanquitas viven entre las piedras, en la hojarasca y en la corteza de los árboles, siempre donde hay cierta humedad y nunca en lugares muy secos. Durante el verano la hembra deposita en un lugar oculto un huevo grande cada tres o cuatro semanas. Dependiendo de la temperatura, el periodo de incubación dura de 60 a 100 días y los recién nacidos se parecen a la hembra. Los machos comienzan a diferenciarse como a los cuatro meses de edad. Las salamanquitas se alimentan de artrópodos pequeños tales como anfípodos, arañitas, colémbolos, escarabajos, grillos, hormigas y moscas. A su vez son presa de lagartos más grandes, culebras y aves.
Sphaerodactylys macrolepis habita en Puerto Rico, en las Islas Vírgenes (británicas y estadounidenses) y en otras islas cercanas hasta San Martín. También se ha reportado de Panamá. En las Islas Vírgenes alcanza una densidad muy alta, estimada en 21,400 ejemplares por hectárea.
Primera foto- fotógrafo desconocido. Segunda- Jon Boone.

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    Playero Coleador

    Playero Coleador

    Actitis macularius- El Playero Coleador (Spotted Sandpiper) nos visita de agosto a abril. Es uno de los playeros más comunes durante el invierno. Anida en Norteamérica, desde Alaska hasta el área central de los Estados Unidos.

    Artículo Completo »
    El farol mágico

    El farol mágico

    Benjamín Negrón Rodríguez– Cuentan los vecinos del barrio Maricao de Vega Alta, que hace muchos años aparecía en aquel barrio, en una finca adentrada en

    Artículo Completo »