Logo AEPR
Un espiritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el momento de la resurrección del pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello.
Salto Las Vacas

Salto Las Vacas

En el pueblo de Arecibo y en el barrio Carreras se encuentra el Salto Las Vacas con una altura de 200 metros aproximadamente.

Se origina del Río Grande de Arecibo. La dificultad de este salto es fácil y es del tipo de caída Cola de Caballo.

No cuenta con instalaciones. Se observa desde un camino vecinal que se toma desde la carretera
PR-123 a la altura del kilómetro 75.0.

Para llegar se toma la Carretera PR-10 desde Arecibo en dirección al Municipio de Utuado. Se dobla a la izquierda en la intersección con la carretera PR-123 y se continúa hasta aproximadamente el kilómetro 75.0. Doblará a su izquierda en el primer camino pavimentado que encontrará. El salto se observa desde los hatos que allí se ubican.

Las Vacas es un salto que se localiza en uno de los acantilados del Río Grande de Arecibo. Puede observarse mejor en periodos de lluvia. El área es una de crianza de ganado por lo cual no es apto para bañarse.

GPS:
18°23’14.67”N
66°40’30.69”W

Compartelo en tus redes sociales favoritas

Déjanos saber tu opinión

Otras Publicaciones que pueden interesarte...

  • Icterus icterus

    Icterus icterus

    Nuestra fauna de aves se compone de especies autóctonas (únicas de Puerto Rico), especies nativas (que habitan naturalmente aquí y en otros…
  • El Milagro de la Guadalupe

    El Milagro de la Guadalupe

    Cayetano Coll y Toste- Doña Estéfana Gándara, viudade Medina, vivía en su modesta casita, de madera techada de paja en…
  • El Partido Nacionalista, los obreros y Mayagüez (1934)

    El Partido Nacionalista, los obreros y Mayagüez -1934

    Mario R. Cancel -La Gran Depresión y la inclusión de Puerto Rico en los programas de transferencias federales del Nuevo Trato, alteraron…
  • El Pozo del Rey

    El Pozo del Rey

    Milagros González Chapel -Muchos años ha cuando la civilización no había llegado al corazón de los pueblos, cuando se vivía…