Salto Las Vacas

Compártelo en tus Redes Sociales

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email

En el pueblo de Arecibo y en el barrio Carreras se encuentra el Salto Las Vacas con una altura de 200 metros aproximadamente.

Se origina del Río Grande de Arecibo. La dificultad de este salto es fácil y es del tipo de caída Cola de Caballo.

No cuenta con instalaciones. Se observa desde un camino vecinal que se toma desde la carretera
PR-123 a la altura del kilómetro 75.0.

Para llegar se toma la Carretera PR-10 desde Arecibo en dirección al Municipio de Utuado. Se dobla a la izquierda en la intersección con la carretera PR-123 y se continúa hasta aproximadamente el kilómetro 75.0. Doblará a su izquierda en el primer camino pavimentado que encontrará. El salto se observa desde los hatos que allí se ubican.

Las Vacas es un salto que se localiza en uno de los acantilados del Río Grande de Arecibo. Puede observarse mejor en periodos de lluvia. El área es una de crianza de ganado por lo cual no es apto para bañarse.

GPS:
18°23’14.67”N
66°40’30.69”W

NOTA: Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, Administrador del Portal. Hasta donde nos es posible damos crédito a los autores de los artículos cuando se nos proveen. Si encuentras algún error no vaciles en publicar las correcciones como comentarios o puedes comunicarte con nosotros enviando las pruebas y evidencias de lo que afirmas y haremos las correcciones necesarias de inmedito.

mood_bad
  • Sin comentarios aún.
  • Añadir comentario

    También te puede interesar

    Playero Solitario

    Playero Solitario

    Tringa solitaria- El Playero Solitario -Solitary Sandpiper- nos visita en septiembre y octubre. Algunos permanecen en la isla, pero la mayoría parte hacia Sudamérica y

    Artículo Completo »
    Nuestras Fiestas Patronales

    Nuestras Fiestas Patronales

    Por Juan Avilés Medina- Recuerdo que para la temprana época de principios de la segunda década del siglo los campesinos de esos tiempos hablaban con contagioso

    Artículo Completo »