Severo Colberg Ramirez
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Severo Colberg Ramirez

Político, educador y ensayista. Nació en Cabo Rojo y murió en Bayamón (1924-1990). Se graduó de bachiller en Ciencias Sociales en la Universidad de Puerto Rico y de maestro en Administración Pública en la Universidad de Harvard; en la primera fue ayudante del decano de Administración y del rector, y profesor y director de la Escuela Graduada de Administración Pública.

Militante del Partido Popular Democrático, fue representante por acumulación a la Cámara de 1965 a 1968, cargo al que fue reelegido en cuatro ocasiones más (1972, 1976, 1980, 1984). En 1969 ocupó un escaño en el Senado,en sustitución de Rafael Durand Manzanal; fue Secretario de dicho Cuerpo en 1969 y presidente de la Comisión de Hacienda de 1969-1972.

Como legislador cameral fue miembro y presidente de varias comisiones, vicepresidente de la Cámara en 1973-1976; portavoz de la minoría en 1977-1980 y Presidente de dicho cuerpo, elegido en 1982 luego de una disputa por cuestiones electorales entre los partidos Nuevo Progresista y Popular Democrático que finalizó en los tribunales.

Escribió ensayos de interpretación político-social-cultural sobre la realidad puertorriqueña. Fue miembro de la Academia de Artes y Ciencias de Puerto Rico. Su agresividad política le valió el que se le llamara “El Látigo”.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Publicación autorizada por Lionel Valentín Calderón, artista, escritor y Siervo del Señor.