Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Tijerilla

Doru alpibes -Forficulidae- es la tijerilla más grande y común que habita en Puerto Rico. Se distingue de las otras especies por las dos manchas ovaladas pálidas en el primer par de alas y las alas posteriores igualmente pálidas expuestas poco después.
Albipes significa patas blancas. Dermaptera, por su parte, significa alas como la piel, en referencia a la textura de las alas delanteras, que como los élitros de los escarabajos, protegen las alas traseras. Los dermápteros se distinguen también por los cercos en forma de pinza que emplean para defenderse de los depredadores y que son considerablemente más largos en los machos que en las hembras (compárese el macho en la foto anterior con la hembra a la derecha).
Por los cercos también se les llama pica y huye o piquijuye, aunque ningún dermáptero tiene como costumbre picar a la gente, y si acaso lo hacen es en defensa propia. En inglés se les llama earwigs por la igualmente falsa creencia de que entran al oído de las personas. Como las demás especies, D. albipes pasa la mayor parte del día escondida en la base de las hojas y debajo la corteza de los árboles.
De noche emerge de su escondite para alimentarse de vegetación, animales muertos y demás materia orgánica. La hembra pone sus huevos en un lugar protegido y los cuida (arriba) hasta que nacen las ninfas. La especie habita en las Antillas Mayores y las Islas Vírgenes.

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar