Tórtola Aliblanca -Zenaida asiática
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Tórtola Aliblanca -Zenaida asiática

José A. Mari Mut -Carlos A. Delannoy Juliá- La Tórtola Aliblanca (White-winged Dove) reside todo el año en Puerto Rico. Forma numerosas bandadas desde el final del verano hasta el invierno. Habita desde el sur de los Estados Unidos hasta Panamá, de Ecuador hasta el norte de Chile y de las Bahamas a la Islas Vírgenes.
Mide hasta 12 pulgadas de largo. Se alimenta de semillas y frutas que encuentra en bordes de bosques, fincas, cañaverales, matorrales, manglares, caminos, campos de golf, jardines y patios. Acude a comederos artificiales y defiende su posición agresivamente contra otras aves. Se reproducen casi todo el año en zonas urbanas, donde varias parejas construyen nidos de plataforma en una misma rama. La hembra pone dos huevos blancos que ambos adultos incuban por unos 14 días.
Se distingue por el plumaje pardo-grisáceo y el llamativo borde blanco en el ala. Tiene además una mancha azul alrededor del ojo, una banda oscura debajo de cada ojo y patas rojas. Los dos sexos son parecidos. Los jóvenes tienen una coloración más tenue y no poseen el anillo azuloso alrededor de los ojos. El pico es blando y recto, con opérculos o tapitas cubriendo las aperturas nasales. En la universidad se observa a orillas de la Quebrada de Oro, en patios y jardines. Anida en árboles de maría, kamani y úcar, a veces junto a mozambiques.
Foto: José Mari

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar