Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp
Share on print
Share on google
Share on skype

compartenos en tus redes favoritas

Viuda Colicinta

José A. Mari -Viuda Colicinta (Vidua macroura). La Viuda Colicinta (Pintailed Whydah) reside todo el año en Puerto Rico. Fue introducida por el mercado de mascotas y se estableció en la década del 1970. Es nativa de África y la mayoría de las introducciones han llegado de Senegal. Mide unas 5 pulgadas sin contar el rabo. Habita en llanos y montañas bajas, mayormente en pastizales, campos, jardines y patios donde abunda la hierba. Fuera de la época reproductiva vuela en bandadas, alimentándose de semillas, granos e insectos pequeños. Durante el verano y el otoño el macho desarrolla la cola larga y se torna muy agresivo. Corteja a la hembra volando en círculos y frente a ella mientras canta y despliega la cola. La hembra pone sus huevos en nidos de Diablitos, Veteranos y otros gorriones que crían los polluelos.
A diferencia de otros parásitos de nidos, esta especie no destruye los huevos del hospedero sino que añade de dos a cuatro huevos blancos a los allí presentes. El macho es blanco y negro, con el pico rojo y una larga cola en forma de cinta. Fuera del periodo reproductivo los dos sexos son pardo-grisáceos con líneas negras, el vientre pardo claro o grisáceo y el pico anaranjado. Los jóvenes tienen este mismo plumaje pero el pico es grisáceo. En la universidad se observa en espacios abiertos y patios, a menudo mientras el macho corteja a la hembra posada en una rama o cable del tendido eléctrico.

Foto: José Mari

NOTA: Siempre que nos es posible publicamos el nombre del Autor y un enlace al lugar del cual se obtuvo la información publicada. Dado el caso que mucha información nos es enviada sin esta información, pedimos que si es usted amigo lector el autor de uno de estos artículos nos lo haga saber para dar los créditos correspondientes.

Deja una respuesta

No saber lo que ha sucedido antes de nosotros es ser incesantemente niños. No dejar saber lo que sucede en nuestro tiempo es ser intensamente irresponsables con las futuras generaciones. Un espí­ritu histórico no puede tener dudas de que ha llegado el tiempo de la resurrección de nuestro pasado, de la afirmación del presente y la esperanza del futuro. Esto es parte de ello…

Patrocinadores de Oro

Publicaciones que también te pueden interesar

Guanina

Cayetano Coll y Toste- Caía la tarde envuelta en radiantes arreboles. Don Cristóbal de Sotomayor, sentado en

Leer Más >>